seguros de boda

No podemos negar que una boda, por sencilla que se quiera hacer, es un evento que resulta caro. Son muchas las cosas que se necesitan y todas ellas requieren dinero, claro que no nos importa cuando se trata de celebrar uno de los días más importantes de nuestra vida. Aun así, ¿es posible asegurar una boda para reducir un poco la tensión frente a la idea de que algo pueda salir mal? Por supuesto, la respuesta es afirmativa.

Aunque en España no son muchas las empresas que ofrecen seguros para bodas, las hay y estos seguros resultan ser muy prácticos. En principio, puede pensarse que contratar uno es sinónimo de albergar dudas respecto al compromiso de casarse, pero la realidad es que estos seguros cubren mucho más que la cancelación de la boda, aunque sea esta su cobertura principal.

El objetivo prioritario del seguro de bodas es, como hemos mencionado, cubrir la cancelación de la ceremonia sin que esto implique una pérdida de dinero para los afectados. Las razones de la cancelación pueden ser muchas, no solo ha de pensarse en una ruptura. Una enfermedad, un accidente o un imprevisto pueden ser motivos más que suficientes para que no se pueda celebrar una boda cuando se tenía previsto.

Generalmente, las pólizas de seguros de bodas suelen tener un límite de 25.000 euros lo que significa que todo lo que entre dentro de esa cifra y no sea recuperable no resultará una pérdida de dinero si tu boda llega a cancelarse. De alguna forma, esto también ayuda a disminuir un poco la tensión que puede acompañar a estos eventos.

¿Qué otras cosas pueden asegurarse en un seguro de bodas además de la cancelación?

Imagina que la boda debe reorganizarse por algún motivo. El seguro para bodas también te ofrecería cobertura en esta situación. En concreto, se haría cargo de la diferencia de costes entre la organización y la reorganización. En este caso el límite de la cobertura suele rondar los 17.000 euros.

El seguro de bodas también cubriría la ropa de los novios en caso de que haya que arreglarla o reponerla. Dependiendo del tipo de seguro en concreto también podría cubrir la ropa de los padres y aplicar distintos límites y plazos de tiempo.

Otro inconveniente por el que estarías protegido con el seguro para bodas es si tuvieras algún problema con alguno de los proveedores cubriéndote el depósito hecho y también los costes que te ocasione contratar un nuevo servicio.

La pérdida o el daño accidental de algunos elementos de la ceremonia como la tarta o los anillos también estarían cubiertos frente a daños accidentales hasta un máximo determinado por la propia póliza.

Es importante tener en cuenta que, aunque la información aquí expuesta suele ser común a la mayoría de seguros, puede variar en función de la compañía que ofrezca este servicio por lo que es importante consultar con detenimiento cada opción. Los seguros de boda también pueden complementarse con seguros de viaje para la luna de miel. Pregunta a tu corredor de seguros de confianza.