certificado siniestralidad

Es muy posible que no te suene de nada este nombre y, sin embargo, es una de las herramientas más poderosas para lograr un buen precio en tu seguro, ya sea de coche o de moto. Te explicamos qué es, para qué sirve y cómo conseguirlo.

¿Qué es el certificado de siniestralidad?

El certificado de siniestralidad es un documento que deja constancia de la cantidad de accidentes o siniestros que has tenido y que han derivado en daños a terceros; obviamente, aquellos en los que tú has sido la víctima no cuentan.

Este certificado está archivado en el servicio SINCO, que es el fichero histórico del automóvil y que forma parte de la empresa que gestiona las herramientas tecnológicas de las aseguradoras, llamada Tirea.

¿Para qué sirve el certificado de siniestralidad?

Con este documento puedes demostrar que eres un buen conductor y beneficiarte de la máxima bonificación en tu nueva compañía de seguros, ya que se solicita cuando vamos a trabajar con una empresa distinta a la que hasta ahora teníamos contratada.

Hay que tener en cuenta que un certificado de siniestralidad con un balance positivo puede modificar a nuestro favor hasta un 60% el presupuesto de nuestro seguro por lo que no es de extrañar que muchos usuarios lo soliciten.

¿Cómo pedir el certificado de siniestralidad?

Hay que tener en cuenta que, si bien la expedición de este certificado es de obligatorio cumplimiento por parte de las compañías aseguradoras, estas se pueden demorar en entregar el documento hasta quince días. Este plazo de tiempo les da una oportunidad de convencer de que se queden en la compañía a los que pretender ser antiguos clientes.

Para obtener el certificado de siniestralidad debes ponerte en contacto con tu aseguradora o con tu correduría de seguros si trabajas con una o quieres que se encarguen de todo por ti. El objetivo es averiguar cuál es el medio que prefieren para que les solicites formalmente el documento. A partir de ahí, toma nota de lo que te digan. Eso sí, trata de que tu petición sea sólida y que no haya posibilidad de errores del tipo ‘no nos ha llegado ninguna solicitud’. A veces es mejor estar pendiente para evitar contratiempos.

Es importante también que tengas en cuenta que en un certificado de siniestralidad la empresa no está obligada a mencionar información como los antecedentes de siniestralidad que hayas tenido en otras coberturas o pólizas contratadas, el número de años que has estado asegurado con la compañía o de las bonificaciones que disfrutabas en la misma por tu bajo o nulo índice de siniestralidad.

Una vez que tengas este documento, podrás presentarlo junto a los otros que tu nueva compañía te solicite y que generalmente pueden ser la ficha técnica del vehículo, recibo del seguro anterior y el permiso de circulación, entre otros.

Recuerda que, si este proceso te parece demasiado complejo o no tienes tiempo de llevarlo a cabo, una correduría de seguros como Nogal puede ayudarte de forma totalmente gratuita.