Las cinco razones para tener un mediador de seguros

La contratación de un seguro no es tan sencilla como en un principio puede parecer. Hay muchas compañías aseguradoras y numerosas las coberturas que cada una de ellas ofrece. La solución: tener conocimientos del sector para estar en condiciones de negociar el tipo de póliza más conveniente o contar con el asesoramiento de un mediador.

¿Por qué debo contratar un mediador de seguros?

Cada vez son más los clientes que depositan su confianza en la actuación de un mediador para contratar un seguro por diversos motivos:

  1. Profesionalidad. Un mediador de seguros tiene una formación específica (título de corredor) en materia de seguros, contabilidad, derecho, siniestros, etc. Una formación que además tienen que actualizar a través de distintos cursos. La actividad del corredor de seguros está regulada y sometida al control de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) y además, deben estar inscritos en el registro administrativo especial de Mediadores de Seguros de la DGSFP.
  2. Independencia. La independencia es el adn de los mediadores de seguros. No existe ninguna vinculación contractual con las compañías de seguros, por lo que la negociación tiene un claro beneficiario: el cliente. La correduría vela por los intereses del asegurado, negociando con la compañía las mejores coberturas.
  3. Oferta. El volumen es la principal fuerza de la correduría de seguros, siempre negocian en nombre de grupos de personas. Su capacidad para acceder al mercado asegurador y a los planes que ofrecen las distintas compañías garantiza la mejor solución para el asegurado. El cliente, como persona individual que acude a una aseguradora tiene menos capacidad para conseguir ventajas en la contratación de una póliza, que una correduría, que a diario gestiona un elevado volumen de pólizas.
  4. Atención personalizada. El mediador se convierte en el mejor asesor. Su función consiste en conocer las necesidades de cada cliente, negociar con las compañías aseguradoras en busca de las mejores coberturas el menor precio; agilizar los trámites y velar por los intereses del asegurado. Ante cualquier conflicto con la compañía, el asegurado encontrará en el mediador a su mejor aliado. Hay que tener en cuenta que la figura del mediador está reconocida por Ley, la cual les otorga la potestad para representar y defender los intereses de sus clientes.
  5. Actualización. Nadie mejor que un mediador para estar informado del mercado asegurador. En eso consiste su trabajo diario: mantener comunicación constante con las compañías para conocer sus coberturas. Así, en el momento de vencimiento de una póliza, el corredor ya dispone de la mejor solución para el asegurado.

Estas son algunas de las ventajas de contar con un mediador de seguros, teniendo en cuenta además que es un servicio gratuito para el asegurado.

Consulta todo lo que te ofrece una correduría de seguros como Nogal.