seguros de salud y listas de espera

Nuestro sistema de sanidad pública es uno de los mejores. Contamos con buenas herramientas y buenos profesionales, pero nos falta tiempo y esto se traduce en unas largas listas de espera que invitan al usuario a confiar en los seguros de salud privados.

En el año 2016 el tiempo medio de espera para ser operado en la sanidad pública era de 83 días. En junio del año 2017 esta cifra se había disparado hasta los 115 días, si bien cabe resaltar que dependiendo de la comunidad autónoma esta cifra puede variar. El menor tiempo de espera, por ejemplo, lo tienen los ciudadanos de Melilla. También varía en función de la especialidad.

Ante estas cifras y frente a otras ventajas como las simplificaciones de los procesos para diagnóstico y tratamiento es que los usuarios apuestan cada vez más por los seguros de salud privados.

Distintos procedimientos, distintos periodos para ser atendidos

Sistema de sanidad pública

En el sistema de sanidad pública, para poder ser diagnosticados, primero debemos ser atendidos por nuestro médico de cabecera que, después de realizar algunas pruebas y valorar nuestra situación, nos remitirá al especialista adecuado.

Este también realizará las pruebas oportunas y sus valoraciones hasta dar con el diagnóstico y proponer el tratamiento, que puede ser una operación. Hasta llegar a este punto, en el mejor de los casos solo ha transcurrido un mes. En el peor, la cifra se multiplica hasta convertir el padecimiento en un calvario para algunos.

Sistema de salud privado

En el sistema de salud privado, inmediatamente somos remitidos al especialista encargado de la valoración de nuestro problema. Las pruebas y análisis para determinar el diagnóstico y tratamiento se realizan con bastante agilidad lo que supone una ventaja que muchos quieren aprovechar para superar las que parecieran interminables listas de espera para los pacientes.

¿Sabías que la OCU posee una pequeña aplicación web que te permite calcular el tiempo aproximado que tardarías en ser atendido por la sanidad pública? Esta aplicación tiene en cuenta factores como la comunidad autónoma, el tipo de consulta y las fechas de solicitud. Puede ser una herramienta muy interesante para valorar si apostar por el seguro de salud privado puede ser una ventaja o no en nuestro caso.

Apostar por el seguro de salud privado sí, pero de forma transparente

Algo que hay que tener en cuenta es el periodo de carencia. La ética invita a no utilizar el seguro de manera puntual sino como un producto completo y constante para garantizar nuestra salud, de ahí que los mismos cuenten con un periodo de carencia que, dependiendo del tipo de intervención o tratamiento que necesitemos, será mayor o menor.

Recuerda también que al contratar un seguro de salud debemos especificar claramente cuáles son nuestras patologías, si las tenemos, ya que de otra forma podríamos estar cometiendo una irregularidad y terminar pagando las consecuencias.

En resumen: el seguro de salud puede ser un aliado para saltarse las listas de espera, pero siempre que se tenga en cuenta que es un producto a medio o largo plazo y no como una forma puntual para acceder a un servicio que, de otra manera, tendríamos que esperar bastante para recibir.