Antonio Alonso, consejero y director técnico de Seguros Nogal, asistió a un encuentro en la Escuela de práctica de corredores y corredurías (EPC) en el que ofreció su visión sobre las oportunidades y las amenazas que supone la competencia con banca-seguros.

Con más de treinta años de experiencia en la profesión, Alonso considera que, en la actualidad, las entidades bancarias son el competidor más potente que tienen los corredores de seguros. A pesar de unos comienzos con escasa fuerza, banca-seguros se ha ido fortaleciendo y ha logrado colocarse en una posición consolidada. Más allá de los sectores de vida, ahorro y pensiones, las entidades bancarias han ampliado su objetivo a productos como vida riesgo, hogar o automóviles.

Además, banca-seguros está aportando a la cuenta de explotación del negocio bancario una parte muy importante de su rentabilidad y lo hace a un coste muy bajo, por lo que el consejero de Seguros Nogal considera que su desarrollo se seguirá produciendo en estos años.

El trato personalizado, la especialización en seguros y los precios competitivos son las bazas de los corredores de seguros

Frente a esta competencia, Alonso expuso en su intervención la necesidad de análisis de las corredurías de seguros para determinar qué acciones y herramientas son las mejores para lograr la confianza de los clientes.  En su opinión, los corredores de seguros tienen unas bazas muy potentes: el trato personalizado, la especialización en seguros y los precios competitivos. La cercanía al cliente marca siempre la relación comercial.

El mejor momento para competir con la banca

“Como experto en seguros, el corredor tiene que hacerle ver al cliente que está en posición de mantener sus intereses”, sostiene. A pesar de que banca-seguros es un sector en permanente desarrollo, con un modelo muy industrializado y una extensa red de oficinas, para Alonso es importante destacar que la crisis financiera ha acabado con gran parte de la confianza y credibilidad de la que gozaba históricamente la banca, lo cual beneficia a las corredurías de seguros. “Es el mejor momento para competir con la banca”, recuerda el experto.

Las claves para obtener los mejores resultados pasan por el trato con el cliente. La profesionalidad y el servicio son las mejores bazas frente a los OBS, ya que banca servicios vende un producto industrializado, mientras que el corredor de seguros ofrece un servicio en el que el análisis de la situación económica y familiar del cliente y del momento del mercado es constante.

“El acierto está en los productos personalizados y en que banca-seguros es menos competitiva en lo que a precios se refiere”, resume Alonso.